menu fr



LA OBRA PARA GUITARRA SOLA DE JOLIVET

Textos del LP (1986) :

 

Las OBRAS PARA GUITARRA de ANDRE JOLIVET

"Está bien claro que si me gusta la guitarra yo no busqué, en lo que escribí a su intención, el perpetuar un determinado estilo sui generis pero el introducir en la lengua de la guitarra armonías y perfiles del sintaxis contemporáneo y que le parecían hasta ahora, extranjeros". Así se expresaba André Jolivet con respecto a la única obra que concibió para duo de guitarras: la "Sérénade" escrita en 1956. Esta declaración sigue siendo válida y se aplica quizá más estrechamente aún a las dos obras que escribió más tarde, esta vez para guitarra sola. Se trataba efectivamente, para el músico que ya había marcado tanto su generación de su sello personal, de romper en primer lugar con un determinado estilo de guitarra que había florecido en el período de entreguerras y del que precisamente los famosos Preludios de Villa-Lobos señalan (y con qué resplandor!) el punto final. Pero destruyendo, al mismo tiempo, Jolivet reconstruye. Tras rechazar la lengua del pasado, funde una tradición. Tras utilizarlo con la mayor audacia, su música permanece en el instrumento. Se reconoce ciertamente instantáneamente la música de Jolivet, no se reconoce menos la guitarra eterna.

Sin forzarla, incluso con una determinada ternura, Jolivet hace a pesar de todo irrupción en el mundo de la guitarra con el "como un Preludio", primero de los "Dos Estudios de Concierto" (1965). El ritmo de sarabanda lenta, incluso un poco aletargada del principio se dispersa pronto en un kaleidoscope de irrisaciones suaves que nos dejan un poco deslumbrados antes de que una especie de da capo nos vuelva a sumergir en la sombra. Con "como una Danza", como a menudo en Jolivet, son "las fases y las intensidades del flujo sonoro" que determinan los ritmos. Éstos estallan en mil fuegos artificiales, son desarrollados sobre períodos inhabitualmente largos en una misma frase y dejan el auditor sin aliento. Rafael Andia ha utilizado para este disco la versión corregida de la mano misma del autor varios años después de la edición de la obra Es sobre la solicitud de Andrès Segovia que Jolivet escribió la "Tombeau de Robert de Visée ", rindiendo así homenaje al guitarrista favorito del joven Luis XIV (guitarrista), cuyas Suites siguen siendo una cumbre de la literatura para guitarra "barroca".

Rafael Andia creó la obra en febrero de 1981 a Radio-France. Jolivet reanuda con la forma de la Suite barroca, en particular, en el corte y en la métrica. Por el contrario el lenguaje permanece el suyo siempre, huyendo cuidadosamente de toda reminiscencia neoclásica o incluso toda citacion como ocurre a menudo en esta clase de homenaje (véase por ejemplo el "Nocturnal" para guitarra de Benjamin Britten). El "Preludio" muestra una determinada ambiguidad rítmica usual en los antiguos Preludios no mesurados por la utilización de la medida a 5/4 y de quintillos de semicorcheas. La Corriente y su doble es tratadaa la francesa (medida a 3/2), observa la anacrusis breve y el valor largo característico que la sigue ; pero así como en "como un Preludio", se amplían también pronto o se deforman estos ritmos. Se trata aquí de una re-creation absoluta de esta danza, no de ningun pastiche. El "Passacaille" es también de la forma típica practicada por Robert de Visée: estribillos y coplas y no el bajo obstinado de los Alemanes del siglo XVIII° . Se encuentra en la primer copla una señal divertida hacia la Forlane de otro"Tombeau": aquél que dedicó Ravel a Couperin; y es una de las frases más sublimes de toda la literatura guitarrística.

A pesar de las grandes dificultades técnicas, el "Tombeau de Robert de Visée" valoriza extraordinariamente las posibilidades armónicas y rítmicas de la guitarra combinadas a sus cualidades de expresión bien conocidas. La complejidad y la riqueza de la escritura, que no aplasta nunca el lirismo y lo humano ("los juegos del espíritu son mediocres cuando son gratuitos"), su dimensión y la respiración que la cruza de cabo a rabo, hacen de esta página uno de los monumentos del repertorio que la guitarra pudo suscitar en el siglo XX . "La música es un encantamiento en primer lugar mágico" decía a Jolivet. ¿Su "magia sonora" no es precisamente la única razón de ser válida de la guitarra?
R.A.


 

Las dos Etudes de Concert para guitarra

Es una especie de sarabanda  un poco lánguida y, parecería, ingenua por su simplicidad rítmica la que constituye el primer motivo de Comme un Prélude..., primero de los Dos Estudios.  Se encuentra "el empleo serial de una lengua modal ampliada" característica de las últimas obras de Jolivet. El antecedente del tema merodea en sol menor,  pero la impresión tonal es destruida inmediatamente por el pedal de mi natural grave; el consecuente se desarrolla en un modo muy personal de 9 sonidos (medidas 6 a13): luego ampliación del material melódico al total cromático en el comentario (compases 14 a 20). Un Jolivet no podía confinarse en un esquema rítmico tan simple ni utilizar metros tan poco variados: la parte mediana, suavemente sincopada, ve aparecer arpegios de fusas y un desplazamiento del tiempo fuerte que van a disolver literalmente a los personajes rítmicos del principio (medidas 21 a 38). a la medida 39 una especie de da capo vuelve a sumergirnos precipitadamente en la sombra.Es sorprendente constatar en una forma tan clásica (¡que Jolivet emplea como por desafío!) que no es otro que el Aria da capo, cómo la dispersión de los metros y escalas modales o atonales, a lo largo de la pieza, puede borrar la impresión de "ya visto" y reconstruir completamente el ambiente en un sintaxis renovado
En Comme une Danse es "la explosión dionisiaca de las fuerzas primitivas" que parece soplar a lo largo de este allegro brutal y refinado. Se reconoce inmediatamente la "manera" de Jolivet, la del Pégase de Mana (1935) o de las Danzas Rituales, que aparece en la extraordinaria habilidad en combinar la dinámica y la agógica .Después de una vigorosa introducción desarrollada sobre una fórmula rítmica de acordes de seis sonidos donde tenemos todo el destello de los rasgueados flamencos, series de semicorcheas enlazadas pronuncian una pequeña falseta que zigzaguea en arabescos. A la medida 14 una frase cantabile se abre en el tercero de los "Modos a transposiciones limitadas"  (3e transposición) queridos por Messiaen
(1)< style="mso-ansi-language: FR">


El final se forma por una unica frase, una del la más larga de nuestra literatura (23 compases), desarrollada en apoteosis, y que combina dos células melódicas y rítmicas A y B. Vease algunos ejemplos de las transformaciones sufridas por B durante este desarrollo

A B

Si la "puesta en forma guitarrística" (lo que llamaré puesta en tablatura) del texto del primer Estudio no ofrece ninguna dificultad, no va así con el segundo donde Jolivet plantea al guitarrista problemas más complejos... Es que, técnicamente hablando, la guitarra se adapta bastante mal de los métodos familiares de la escritura musical (transposiciones y distorsiones temáticas, combinaciones de varias células, distintas simetrías) a los cuales los compositores (los buenos !) nos acostumbran a la orquesta o al piano. Basta solo ver en nuestro clásicos y románticos la pobreza y/o la brevedad de los temas y evolución para convencerse de ello.(2)

Era previsible : los Dos Estudios, aunque publicados ya en 1965, han sido evitados prudentemente por los guitarristas, sobre todo el segundo. "inejecutable": tal fue mucho tiempo la reputación de Comme une Danse. (3) Con todo, más que a problemas estrictamente digitales, estamos cara a problemas de carácter estructural o formal complejos. ¡Música intelectual ! ¡El anatema fue lanzado rápidamente proporcionando una coartada hipócrita a la pereza! Sin embargo, si la música de Jolivet es intelectual, no pierde nunca de vista lo Humano y por lo tanto, como habría dicho Rousseau, lo bello y lo verdadero . "los juegos del espíritu son mediocres cuando son gratuitos" nos dice el propio autor.

Le Tombeau de Robert de Visée

Es a solicitud de Andrès Segovia que Jolivet escribió esta Suite rindiendo homenaje al guitarrista favorito de Luis XIV (él mismo guitarrista) y cuyas Suites para guitarra "barroca" son una cumbre de nuestra literatura del siglo XVII . ¿Quería él perpetuar simplemente la antigua tradición de los Tombeaux a la cual Visée él mismo había contribuido para Francesco Corbetta, tradición viva hasta el siglo XX con, en particular, el Tombeau de Couperin de Ravel? (Veremos por otra parte más lejos una breve alusión a esta obra). Quería volver la moneda de su pieza a Benjamin Britten cuyo Nocturnal para guitarra quiere ser también un homenaje, pero esta vez al simétrico insular de Visée hasta cierto punto: ¿el tañedor de laúd John Dowland? En la especie de conflicto que opone el pensamiento musical de tal o cual compositor y la guitarra que debe expresarlo, demasiado a menudo nuestro instrumento se ve maltratado o por lo menos mal utilizado: falta de adecuación recíproca, como alguien que querría entrar en un traje demasiado pequeño. Pero, como decía (o casi) Oscar Wilde: el hombre no intelligente intenta adaptar el medio, el hombre inteligente intenta adaptarse al medio. He aquí un ejemplo tomado entre tantos otros en esta Suite, el del principio: tomemos entre el gran número de modos posibles, el quinto de los "Modos a transposiciones limitadas"


Se observa que el acorde-típico de este modo implica los seis sonidos del modo y solamente cuartas; por estas dos razones, se encuentra especialmente adaptado a la guitarra. Jolivet utiliza un acorde vecino del mismo ambiente (con una nota añadida: DO) que se creería, si no se avisaba, dictado por la guitarra alla misma, tan bien suena en el instrumento :

Este arpegio interrogativo es a continuación abundantemente retomado y modificado; dará su conclusión al Preludio.Toda la obra pulula así de ideas musicales en perfecta simbiosis con el instrumento al cual van dirigidas.Es notable, en la profusión de los modos utilizados en esta Suite, el frecuente retorno de las notas mi, sol # y do #. Estas notas serán las notas-ejes  de la Suite, el mi siendo bajo fundamental [6] . Tener en cuenta también el protagonismo del re# como "sensible" (Courantes compas 10, Passacaille compases 33,.56,.87 etc). (4)

En el Preludio, el material rítmico es simbolizado por el número 5: medida a 5/4, quintillos frecuentes, que dan al conjunto la flexibilidad y lo "vago"de los Preludios no medidos del Barroco. Tengamos en cuenta el empleo de fórmulas cromáticas "invertidas"  que serian el gozo de un Bartok


y una bella frase en el segundo " Modo a transposiciones limitadas" (medidas 4 y 5). Tengamos en cuenta también las dinámicas "invertidas" con respecto a lo que se llama el fraseado natural (medidas 13,.43, 54) En la Courante et son Double, Jolivet retoma la anacrusa

y la medida ambigua 6/4 3/2 característica de las antiguas correntes francesas donde las hemiolas eran de rigor. Aunque no se encuentra explícitamente la forma bipartita típica de las danzas barrocas (doble barra mediana con reprise ), se puede a pesar de todo encontrar fácilmente el corte en el compás 10 /.11 con las notas-ejes do # sol # re# tomadas aquí en una función de "dominante". La limpidez de los ritmos y la vivacidad de los tempi dados por Jolivet hacen de esta Courante una de las páginas más difíciles de toda su obra para guitarra. Pero como lo decía él mismo ¡"eso cunde " ! La alternativa que figura en la edición para el paso delicado de la medida 18 de la Courante se basa en modificaciones que el autor había intentado para volver este paso más factible o más sonoro. Así mismo en el Passacaille a la página 12.

En la Sarabande, el ambiente armónico cambia repentinamente y alude más bien a Falla :

Aquí también, la escritura se acuerda que va dirigida a la guitarra. Sin embargo el material melódico hace pensar en la Escuela de Viena :

Tener en cuenta el recorte impar de la primera frase: 7 + 5 compases. Así como en como un Preludio … hay disolución de los ritmos después de la primera "cadencia" (medida 16), luego aparición de una frase espléndida marcada con un ornamento obstinado sobre un sol agudo cuyo efecto fúnebre se destaca por el empleo de tamboras graves. Al final, un da capo de 7 compases sigue una curva similar a los 7 primeros compases. Los mi graves, abundantes en esta Sarabande, sirven de pivote entre las Courantes y el Passacaille ; Para el Passacaille Jolivet recoje el mismo esquema que Visée y sus contemporáneos y compatriotas: estribillo y coplas, el estribillo defínese sobre todo por su "esquema" armónico. Recordemos que Britten termina también su Nocturnal por un Passacaglia pero de una forma muy diferente: la del ground o bajo obstinado. Que me sea permitido a este respecto mencionar un recuerdo personal: ¡Jolivet odiaba esta pieza!

La primera copla, una de las frases más sublimes de toda la literatura para guitarra, es un guiño de ojo divertido hacia la Forlane del Tombeau de Couperin de Ravel, escrito para el piano. El paralelo entre guitarra baroque-clavecin y guitarra moderna-piano era demasiado tentador para que Jolivet no mencione este otro Tombeau rindiendo así también homenaje a su mayor. Indiquemos que aquí se encuentra el ritmo sobrepuntuado típico de la interpretación barroca.

En la temible tercera copla, el fuego artificial rítmico y armónico alcanza tal paroxismo que nos atrevemos a recordar esta frase de Messiaen:"... estas espadas de fuego, estas bruscas estrellas, estas corrientes de lava azul anaranjada, estos planetas de turquesa, estas púrpuras, estos granates de estructuras melenudas, estos torbellinos de sonidos y colores en desbarajuste de aco iris..."La densidad de las masas sonoras, verdaderamente orquestales, de un nivel raramente alcanzado en la guitarra, hace pensar en las teorías "alquímicas" de Varese, recogidas por Jolivet, en particular,  el concepto de "transmutación de la materia sonora", es decir, la variación de masa orquestal (que es una constante en él) y también al concepto de magia del sonido:"la música nacida del terror del silencio estaba destinada a apropiarse de las fuerzas naturales y sobrenaturales, es decir, a obtener un poder mágico" Y también:"La música debe ser sonido en primer lugar." Y el músico, mago del ritmo universal celebrante de la música, debe en primer lugar pensar sonoridad " (5)

Ahora bien precisamente, si la guitarra se admira generalmente como uno de los instrumentos más seductores que sean, es bien gracias a esta especie de "magia sonora" que le es característica y que hace de todo (buen) guitarrista un "buscador de sonidos" por antonomasia. Se percibe inmediatamente todo lo que la guitarra puede aportar a estas músicas, la finura de sus terciopelos, el resplandor de su metal, la tela de silencio y misterio que sabe tejer en torno al inefable y que le da su magnetismo irreemplazable. Indudablemente, la guitarra no sería totalmente lo que es sin las obras de Jolivet; sin embargo la potente obra de Jolivet no se acabaría totalmente sin la pequeña voz de la guitarra. "... me gusta la guitarra..." había declarado. Creo que ésta se lo devuelve bien.

R.A.





[1] > Un modo a transposiciones limitadas es una escala de sonidos que no se puede transponer un número de veces inferior a doce sin volver a caer sobre los mismos sonidos que la escala inicial. Por ejemplo las gamas mayores o menores no son modos a transposiciones limitadas ya que deben transponerse 12 veces hasta que transformarse en ellas mismas

[2] Turina fue el primero en tener la sagacidad de romper en algunas de sus obras para guitarra con las formas clásicas y en inventar la forma que llamaba "en ráfaga" (de ahí el título de la pieza de ese nombre) que consiste en no-desarrollo, en yuxtaposición de células únicas. Se zafaba así de la dificultad.

[3] La verdad obliga a decir que la falta de digitados y de una revisión seria para la edición de los Estudios pudo ser redhibitoria. Existe una versión posterior corregida de la mano del autor que sería interesante publicar.

[4] "después de las disociaciones del impresionismo y las músicas seriales se trata de encontrar el sentido de la continuidad melódica firmemente apoyada por claros apoyos sonoros y pivotes modulantes claramente caracterizados y afirmados"   (Jolivet)

[5] Jolivet